GENOCIDIO ARMENIO: SEGUN DIARIO TURCO HURRIYET Y EL PAIS ESPAÑA

Fuente de Turquía: Hurriyet

Turkey reacts to Obama, Putin, Hollande, Gauck over Armenian killings remarks

Turkey has reacted to the U.S., Russia, Germany and France over the wording their leaders picked in remarks on the killing of Armenians in the hands of the Ottoman Empire in 1915, with Turkish President Recep Tayyip Erdoğan saying these countries, excluding the U.S., should look at their own history first.

“I invite the countries which have lent support to the Armenian claims to clean the stains in their own histories first,” Erdoğan said as he addressed the members of the Independent Industrialists and Businessmen’s Association (MÜSİAD) in Ankara on April 25.

“The last country to tell me anything on this issue is Germany,” he said, adding Russia and France to such a list.

“We wished that Mr. Putin, Mr. Hollande did not go to Armenia,” the president said, referring to the April 24 ceremonies in the Armenian capital of Yerevan to commemorate the victims.

Turkey’s Battle of Gallipoli ceremony in Çanakkale the same day was not linked to the Yerevan event, Erdoğan said, still comparing the number of attendees to the two incidents.

“Two heads of states went there [in Yerevan]. Thank God, 20 heads of state came to us,” he said.

Beside Hollande and Putin, Serbian President Tomislav Nikolic and Greek Cypriot President Nikos Anastasiadis were present at the Yerevan ceremony.

The Turkish Foreign Ministry accused U.S. President Barack Obama of making a statement “disconnected from the facts,” as this was the most moderate response among the four statements.

Ankara reminded France and Germany of the large Turkish or Turkish-origin community on their soil as it accused Russia for “knowing the genocide and its legal dimensions well.”

Obama’s statement ‘unilateral’
A statement made by U.S. President Barack Obama on the 1915 events, in which he refrained from using the word “genocide,” was “problematic,” the Foreign Ministry said on April 24.

The comments came one day after Obama said in an annual commemoration statement the incidents were the first “atrocity” of the last century.

The ministry said Obama’s statement was “unilateral” and “disconnected from the facts that carry sensitivity for Turkish population as it was from Armenian perspective.”

Obama’s remarks were far away “from evaluating on the basis of fair memory” the painful parts of Turkish and Armenian history, it said.

The statement added that a message from Turkish President Recep Tayyip Erdoğan in 2014, and one from Turkish Prime Minister Ahmet Davutoğlu in 2015 for Armenians were texts “that reflect carefully the terms of Turkey’s point of view” regarding the events.

It went on: “These, without denying the painful events of the past, share the correct definitions and attitudes [of the events].”

“Furthermore, these [messages] offer a sincere call to rebuild our common future.”

“This year we mark the centennial of the Meds Yeghern, the first mass atrocity of the 20th century,” Obama had said in his speech:

“Beginning in 1915, the Armenian people of the Ottoman Empire were deported, massacred, and marched to their deaths.”

Russia ‘knows about genocide’
The Foreign Ministry said on April 24 that it condemned Russian President Vladimir Putin for the word “genocide.”

“Taking into account the mass atrocities and exiles in Caucasus, in the Central Asia and Eastern Europe committed by Russia for a century; collective punishment methods such as Holodomor as well as inhumane practices especially against Turkish and Muslim people in Russia’s own history, we consider that Russia is best-suited to know what exactly “genocide” and its legal dimension are,” a Foreign Ministry statement said.

Turkey also condemned Duma’s April 24 resolution that described the 1915 events as “genocide.”
“The only thing that Russia can do in this issue is to leave its biased attitude aside and encourage Armenia and the Armenians to respond positively to the calls of Turkey for peace and friendship,” the statement added.

On April 25, Dmitri Peskov, the spokesperson of Putin, responded to the statement, noting that his country and Armenia have been in good relations and many Armenian-origin people live in Russia.

He called on the Turkish officials who prepared the statement “that targets Russia” to read Putin’s speech in Yerevan carefully.

“I see no reason for Turkey to make a negative evaluation,” he said.

French attitude ‘unjust, partial’

Turkey condemned France’s “unjust and partial attitude” to the deaths of Armenians in 1915 late on April 24.
“French President Francois Hollande participated, as he had announced long time ago, at the ceremony held in Yerevan on 24 April, 2015, which instead of being a commemoration for the losses incurred in the past, turned out to be an occasion to slander Turkish identity, history and society,” the Foreign Ministry said in a separate statement.

The statement added that Hollande had “regrettably reiterated his support to the Armenian nationalist narrative.”

Hollande urged Turkey in Yerevan to end its refusal to recognize the deaths as “genocide.”

“It would have been expected from President Hollande that during these ceremonies he would acknowledge that, regardless of religion or ethnicity, all Ottoman citizens endured tragic sufferings during the process of the collapse of the Ottoman Empire,” the statement added.

“Such an approach, which does not discriminate between the sufferings of those who belong to different religions, would have undoubtedly been seen as a positive and embracing attitude by the 600,000 Turks living in France.”

France “unfortunately preferred to continue its discriminatory approach and Turkey unequivocally rejects and condemns France’s unjust and partial attitude.”

Similarly, a speech by French Prime Minister Manuel Valls in Paris on April 24 was denounced on the grounds that he “distorted historical facts and violated legal principles at an event he participated [in] which was not held with the understanding of harvesting peace and friendship from history but rather hostility.”

Turkish nation ‘will not forgive’ German president
The ministry also criticized German President Joachim Gauck on April 24 after he referred to the 1915 incidents as “genocide.”

The response from the ministry came one a day after Gauck referred to the tragedy of a century ago as a “genocide” in remarks he made at a memorial service at the historical Berlin Cathedral.

The ministry said in a statement his comments were “baseless allegations directed towards Turkish identity, history and society.”

It added: “Contrary to law and historical facts, President Gauck has not the right to attribute on the Turkish people a crime which they have not committed.”

“It is expected from the authorities who represent social unity, integrity and harmony, to take the sensitivities of all the members of the society into consideration and express a more embracing approach,” it read.

The statement went on: “In this sense, it is astonishing that President Gauck has also disregarded the opinions of hundreds of thousands of Turkish-German citizens whom he also represents.”

It sait the “Turkish nation will not forget and forgive President Gauck’s statements.”

German lawmakers from governing parties and the opposition submitted on April 24 draft parliamentary motions to parliament which labeled the incidents in 1915 as “genocide.”

The statement added: “We hope that Bundestag, which plans to discuss a resolution on the events of 1915 in the forthcoming days, takes a neutral and constructive stance and does not present an approach which would have long term negative repercussions on Turkish-German relations.”

Envoys were recalled
Turkey denies that the killings, at a time when Turkish troops were fighting Russianforces during World War I, constituted genocide. It has said there was no organized campaign to wipe out Armenians and no evidence of any such orders from Ottoman authorities.

Turkey’s ambassador to the Vatican was summoned to Ankara for consultations on April 12, hours after Pope Francis called the 1915 incidents involving Armenians “genocide.”

Austria was subjected to a similar reaction by Ankara, as Turkey recalled its ambassador in Vienna on April 22 after parties represented in the Austrian parliament signed a declaration recognizing the massacre of Armenians a century ago as “genocide.”

However, Turkey initially avoided any harsh reaction toward Putin and French President François Hollande, after they described the killings as “genocide” during the commemoration ceremony in Yerevan.

Turkish Energy Minister Taner Yıldız told journalists during a reception in Ankara on April 23 that he was surprised by Putin’s remarks, but the statement “will not affect the ongoing negotiations for joint projects” with Russia, including natural gas trade.

Just hours before the ceremony marking the centennial anniversary, Turkish Prime Minister Davutoğlu said the required initiatives would be taken concerning Russia.

Fuente de España: El Pais

Genocidio armenio: 100 años de impunidad

Cuando Lemkin acuñó la palabra genocidio, lo hizo precisamente pensando en las atrocidades cometidas contra armenios bajo el régimen de Talat Pasha, en el que más de un millón de armenios fueron asesinados. A pesar de que en 1920 los tribunales militares celebraron en Constantinopla (hoy Estambul) los juicios que condenaron in absentiaa Talat Pasha —también a Enver Pasha, Cemal Pasha— por la concepción, organización y ejecución de las matanzas masivas contra el pueblo armenio, los tres escaparon de la justicia huyendo al extranjero. Años más tarde Soghomón Tehlirián, un armenio que sobrevivió a la matanza de su familia, asesinaba a Talat Pasha.

Las posteriores atrocidades cometidas durante el régimen nazi contra los judíos pusieron de manifiesto, una vez más, la necesidad de tipificar como delito contra el derecho de gentes (delicta iuris gentium) las conductas que comportan un peligro para la comunidad internacional en las cuales la voluntad del autor pretende, no solamente a lesionar al individuo, sino aniquilar la colectividad a la cual pertenece. Y esto es lo que sucedió en Anatolia, actual territorio del Estado turco.

Hoy, 100 años después del comienzo de la matanza, Turquía sigue negando el genocidio y los familiares de las víctimas sufren un luto incompleto. Y lo que es más grave, no se trata sólo de una postura oficial estatal, sino que está respaldada por la extraordinaria convicción de casi la totalidad de la ciudadanía que afirma que lo que el resto del mundo llama “genocidio” no fue más que una “catástrofe” o un “desastre”, conceptos que intentan eludir la responsabilidad que el Estado turco —como heredero del Imperio Otomano— tuvo como perpetrador, instigador y autor de los crímenes y violaciones que se cometieron contra más de un millón de personas con el fin último de llevar a cabo una limpieza étnica que terminara con las reivindicaciones nacionalistas de esta minoría.

Los familiares de las víctimas, y con ellos toda la humanidad, tienen derecho a ese reconocimiento de la realidad que rodearon los actos comenzados en 1915. Una realidad que refleja lo más oscuro del ser humano y que sólo a través de la memoria y la reparación podrá evitarse de nuevo.

En 1913 se constituyó el Comité de Unión y Progreso (CUP) liderado por Talat Pasha, de ideología nacionalista y cuyo principal lema esgrimía “Anatolia para los turcos”. En 1914, un ejército compuesto por 120.000 rusos y 5.000 armenios entró en el imperio, convirtiendo a los armenios en enemigos de la nación, el chivo expiatorio de los turcos tras el declive y la derrota del imperio.

El 24 de abril de 1915, las fuerzas otomanas decapitaron a la cabeza intelectual de los armenios —235 personas— en un movimiento encaminado a desestructurar a su población mediante la eliminación de sus líderes. Tras estas matanzas, la ley otorgó la legitimación al Gobierno para arrestar y deportar armenios aldea por aldea, informándoles de que se les reubicaría en localidades del interior del país.

La palabra oficial usada por el Gobierno fue “exilio”, pero en la práctica fue “viaje de la muerte”, para la exterminación. A una parte de los armenios se les obligó a caminar a pie —a veces en círculos— bajo un calor asfixiante, en unas condiciones en las que cualquier hombre sano perecería. No se les permitía beber ni descansar. Y si no se les deportaba a pie, se les embarcaba en el ferrocarril de Anatolia o el que une Berlín con Bagdad —obligándoles a comprar sus billetes de tren, una práctica repetida por los nazis durante el Holocausto— y en ellos morían de asfixia. Obviamente, los más débiles —ancianos, niños, mujeres embarazadas— morían y si no podían seguir, se les sacrificaba. A los pocos supervivientes de las eternas marchas les abandonaron en el desierto de Der Zor.

Sólo en 1915 The New York Timespublicó 145 artículos recogiendo los acontecimientos, que calificó como un “exterminio racial planeado y organizado por el Gobierno”. Las noticias fueron confirmadas por fuentes consulares, que describieron cómo cientos de cuerpos y huesos se amontonaban en los caminos de Anatolia. En estas 4.000 páginas de declaraciones se puede leer cómo el Éufrates se tiñó de rojo transportando los cuerpos de personas a quienes se les había arrebatado la vida o que, en desesperación, se arrojaron para acabar con una existencia marcada por el horror. Por todas partes había mujeres desnudas y no se sabía si estaban vivas o muertas.

Además de la persecución oficial, una unidad secreta paramilitar de la CUP dirigida por un médico, Behadin Shakir, organizó escuadrones de la muerte que golpeaban a los armenios en su marcha o durante sus escasos descansos. Asimismo, se propagó la idea de que si se mataba a un armenio, se abrirían las puertas del cielo, por lo que los lugareños acabaron participando en las matanzas.

Las violaciones de mujeres fueron un componente esencial del genocidio y estas se cometieron contra niñas y ancianas incluidas. Aurora Mardiganian fue testigo de la muerte de los miembros de su familia, obligados a caminar más de 2.250 kilómetros. Fue secuestrada y vendida en los mercados de esclavos a un harem. Entre todos los horrores relata cómo 16 jóvenes muchachas armenias fueron desnudadas, violadas y empaladas por sus torturadores otomanos al no cumplir con sus deseos.

Casi todos los armenios (11 a 12 millones) han sufrido en sus familias el zarpazo del terror. Y si bien es cierto que el nuevo Estado turco que se constituyó en 1923 se aleja radicalmente del CUP, dedica considerables esfuerzos y dinero a defender que estos crímenes fueron cometidos en un periodo de guerra y no como actos genocidas. Esta política pone en cuestión el avance del Estado turco que se apoya en una memoria en gran medida construida, fabricada y manipulada. Turquía debe reconocer el genocidio en beneficio no sólo de las víctimas, sino de su propia subsistencia y de la de toda la humanidad. La verdad y la reparación tienen un lugar necesario como medida de justicia para el pueblo armenio. Por el contrario, la impunidad y la negación del genocidio armenio avergüenza a quienes la defienden.

Baltasar Garzón es jurista.

Anuncios

3 comentarios en “GENOCIDIO ARMENIO: SEGUN DIARIO TURCO HURRIYET Y EL PAIS ESPAÑA

  1. Para la elaboración de la comparación sobre un hecho tan importante políticamente como los 100 años de la tragedia en Armenia, nos pareció de vital importancia recurrir a un diario que hiciera parte de uno de los actores principales de este conflicto geopolítico; en este caso Turquía. Tras buscar sobre los diferentes diarios turcos, el diario Murrieta nos pareció una publicación interesante y que presentaba elementos importantes para el análisis.

    El diario Murrieta es un diario turco que se caracteriza por ser un periódico de gran cobertura, liberal y con un tinte secular; además presenta afinidad en sus publicaciones con el actual gobierno turco liderado por Tayyip Erdogan.
    Enfocándome ahora si, en la noticia publicada por este diario turco, me parece que es una publicación muy interesante ya que se logran presenciar muchos aspectos que demuestran la importancia de la geopolítica en el mundo actual. Para facilitar la lectura y la comprensión de mis ideas, considero apropiado enumerar estas características relevantes de la noticia:

    • Participación de numerosos e importantes líderes mundiales. En la noticia se puede ver como los diferentes líderes mundiales, en este caso de importantes países como USA, Francia, Rusia y Alemania emiten su juicio sobre la masacre cometida en contra del pueblo armenio por parte del Imperio Otomano en 1915; todos estos a excepción de Obama usaron la palabra genocidio para referirse a este hecho; palabra con un significado muy fuerte y que no suele utilizarse por cualquier cosa en el mundo de la política.

    • Defensa de los intereses propios. En el caso de todos los lideres mencionados en el numeral anterior, se puede establecer que han realizado estos juicios porque cada vez en la comunidad internacional y con las evidencias que existen de los hechos de la tragedia en Anatisola ( territorio donde se produjo la masacre al pueblo armenio) en 1915 es muy difícil llevar la contraria a que la masacre cometida por el Imperio Otomano no fue un genocidio; esta afirmación nos lleva a pensar que estos líderes políticos con el fin de obtener la aprobación internacional han realizado estos juicios de valor sobre este hecho histórico. Por otra parte el gobierno turco, sin importar la relevancia y gran poder político por parte de estas potencias, se ha mantenido en su opinión que este hecho histórico no fue un genocidio, sino que fueron consecuencias de la guerra y que por lo tanto el gobierno turco no debe ser juzgado de esta manera e inclusive actúa con un tono desafiante y provocador hacia los otros países, recordando actos oscuros de su pasado y acusándolos de desviarse del camino de la paz y querer seguir sembrando el odio entre el pueblo Armenio y el pueblo Turco.

    • Intereses económicos: Como se puede ver al final de la noticia a pesar de las “grandes ofensas” que represento para el gobierno turco el hecho que Putin y su gabinete ruso se refirieran a la tragedia del pueblo armenio como un genocidio; no tomaron medidas drásticas en el asunto debido a los proyectos económicos que Turquía tiene con el gigante europeo, como el intercambio de gas; por el contrario cuando países con los cuales Turquía no presenta altos intereses económicos como El Vaticano y Austria, emitieron el mismo criterio de genocidio para referirse a la masacre de Armenia en 1915, Turquía inmediatamente retiro sus embajadores de estas naciones.

    • Negación de los hechos por parte de Turquía. En el artículo se puede ver como el gobierno turco en ningún momento acepta que fue un genocidio y por el contrario se esfuerza en hacer creer que se encuentran en un proceso de sembrar confianza y paz entre el pueblo Armenio y el pueblo turco.

    Mientras tanto, el artículo escrito por Baltasar Garzón para el diario El País de España, presenta una visión totalmente diferente de los hechos; ya que el autor ataca e incrimina directamente al Imperio Otomano y por sucesión al gobierno turco de haber cometido un genocidio en contra del pueblo armenio. Garzón recurre a evidencias históricas y elementos que despiertan emociones en el lector con el fin de reforzar su idea que el gobierno turco es el único culpable de este genocidio. Además, Baltasar Garzón, exige al gobierno turco que acepte ante la comunidad internacional su culpabilidad en el genocidio armenio con todas las implicaciones geopolíticas que representaría para un país con un crecimiento importante y que cada vez tiene mayor relevancia en el ámbito geopolítico mundial. Este articulo al ser escrito por una persona que no tiene ninguna clase de interés en este conflicto y que no pertenece a ninguna de las partes del conflicto, puede llegar a ser considerado un artículo más objetivo y que indica con mayor veracidad y certeza los hechos que ocurrieron en contra del pueblo armenio hace cien años.

    Para finalizar, me parece que la comparación en esta noticia es un ejercicio interesante, porque podemos ver como dependiendo del grado de involucramiento en un conflicto, la información y la versión que se da de los hechos es totalmente diferente, en este caso el gobierno turco continua en la campaña que lleva defendiendo desde su creación que esto no fue un genocidio a pesar que la mayoría de la comunidad internacional ya admite el hecho que así lo fue. En mi opinión, las evidencias indican que la masacre al pueblo armenio si fue un genocidio, pero que Turquía por cuestiones de orgullo nacional y por las implicaciones geopolíticas que aceptar que un país del cual proceden directamente cometió semejante barbarie, nunca aceptara este término a pesar que el mundo entero cada vez se pronuncie con más fuerza para exigir el resarcimiento para el pueblo armenio.

    Santiago Higuera.

    Le gusta a 1 persona

  2. Para entender los distintos puntos de vista que se nos presentan al leer las noticias de ambas fuentes es importante aclarar ¿qué fue el Genocidio Armenio?, ¿Quién lo dirigió? Y ¿con qué objetivo lo hicieron?

    Gracias a http://www.genocidioarmenio.org/ sabemos que el Genocidio Armenio fue planeado y administrado centralmente por el Estado de Turquía contra toda la población Armenia del Imperio Otomano. Fue llevado a cabo durante la Primera Guerra Mundial entre los años 1915 y 1918. El pueblo Armenio fue sujeto a deportaciones, expropiaciones, secuestros, tortura, masacre e inanición. La gran mayoría de la población Armenia fue forzosamente removida desde Armenia y Anatolia a Siria, donde una gran parte de la población fue enviada al desierto para morir de hambre y sed. Gran número de Armenios fueron masacrados metódicamente a lo ancho y largo del Imperio Otomano. Mujeres y niños fueron raptados y brutalmente abusados. Toda la riqueza del pueblo Armenio fue expropiada.
    La decisión para llevar adelante el genocidio en contra de la población Armenia fue tomada por el partido político que detentaba el poder en el Imperio Otomano. Este fue el Comité de Unión y Progreso (CUP) o conocido popularmente como los “Jóvenes Turcos”.
    Su objetivo principal fue llevar a cabo la masacre masiva de los Armenios deportados. Por otra parte, extremistas ideólogos como promocionaban a través de los medios la propaganda del CUP, el Panturquismo; la creación de un nuevo imperio que se extendería desde Anatolia hasta Asia Central y cuya población seria exclusivamente turca. Estos conceptos justificaron y divulgaron los planes secretos del CUP para exterminar a todos los armenios del Imperio Otomano.

    Los intereses de ambas fuentes son polos opuestos por lo que no coincidirán en algo tan simple como “la culpabilidad”. La fuente turca buscará reforzar en su defensa los argumentos que indican que no fue un genocidio y tratará de llevar al lector a una duda sobre que fue realmente lo que sucedió y a concentrarse en otros problemas como los de Rusia, Francia y Estados Unidos en vez de centrarse en las muertes de los armenios. Mientras que la fuente española guiará al lector a apropiarse del problema y a unirse a la comunidad internacional que exige que Turquía acepte que fue un genocidio y que debería responer por los daños causados.

    Ahora si leemos la noticia de la fuente turca encontraremos que se sienten ofendidos por las opiniones de grandes líderes, los homenajes y reportajes que se realizaron por los 100 años del “genocidio armenio” pues Turquía aún no reconoce como genocidio a lo sucedido. Ellos argumentan que las muertes de los armenios se debieron a las luchas interétnicas, las enfermedades y el hambre durante el confuso periodo de la Primera Guerra Mundial. Además se ve el rechazo hacia los líderes de grandes naciones como Estados Unidos y Rusia que se manifiestan al respecto apoyando siempre la “sentencia” internacional afirmando que el hecho si se trató de un genocidio.
    Mientras que si leemos la fuente española vemos como acusan a Turquía y denuncian su posición por no reconocer el hecho como genocidio. Es evidente que el fin del artículo de opinión es tocar la sensibilidad del lector haciendo uso de estadísticas e historias desgarradoras y de dejar cierta inquietud y cuestionamiento frente a la posición del gobierno turco. Exige además, la aceptación y reparación por parte del gobierno turco a los armenios.

    -Mariana Restrepo E

    Me gusta

  3. Aquí vemos en el presente texto un suceso histórico donde se evidencia la violencia estatal legitimada por una política discriminatoria que vulnera todos los derechos constitucionales de una minoría étnica, dando lugar a un delito catalogado como genocidio. Desafortunadamente, el Estado responsable con la posibilidad de llevar a cabo políticas democráticas de compensación y garantías de no repetición, se ha visto envuelto en una confrontación diplomática con la finalidad de disminuir o evadir su responsabilidad sobre la tragedia que aconteció a la población de Armenia. Es por ello que en la actualidad no ha habido procesos judiciales llevados por tribunales internacionales donde se haya buscado la condena al estado turco por esa lamentable situación. Es así como varios países toman posiciones diferentes, en relación con las versiones de lo sucedido hace ya 100 años. Tal es el caso de España en donde declara públicamente por medio de “El País” la responsabilidad del estado turco en la acción de dicho genocidio y donde también solicita la debida reparación a la población de Armenia. Por el lado contrario, tenemos la situación planteada por Turquía en donde declara públicamente no haber cometido un genocidio contra una minoría poblacional de su territorio.

    Es así que en la actualidad varias potencias globales entre ellas Estados Unidos y Rusia declaran públicamente la responsabilidad del estado turco y exigen su reconocimiento oficial a la comunidad internacional y que dicho suceso sea analizado por las instancias judiciales y documentado por los medios masivos de comunicación oficiales. Aquí se ve entonces que un conflicto diplomático surge no solamente de controversias ideológicas y políticas, sino de sucesos históricos que afligen la historia de la humanidad.

    Mariana Herrera Arango

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s